Isegoría, No 45 (2011)

Crítica a las tesis naturalistas de la vida humana. Un diálogo con Hannah Arendt


https://doi.org/10.3989/isegoria.2011.i45.745

Castor M. M. Bartolomé Ruiz
Universidade do Vale do Rio dos Sinos, Brasil

Resumen


Desde Hobbes hasta las neurociencias hay una cierta línea de continuidad que tiende a naturalizar la política reduciéndola al gobierno útil de la vida humana, por lo que se transforma en biopolítica. En este marco, la violencia aparece como un instinto natural insoslayable que debe ser administrado políticamente. Contrarrestando el naturalismo de la violencia, y siguiendo algunas pistas críticas abiertas por Hannah Arendt, cabe distinguir entre agresividad y violencia. La agresividad es natural pero la violencia es intencional (simbólica). Ella existe como negación ética de la alteridad y no como pulsión determinante de la naturaleza. Por ello la memoria transciende el ámbito de la mera funcionalidad natural para instituirse como potencia neutralizante de la violencia.

Palabras clave


Violencia; Naturalismo; Alteridad; Memoria; Biopolítica

Texto completo:


PDF


Copyright (c) 2011 Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.


Contacte con la revista isegoria.cchs@cchs.csic.es

Soporte técnico soporte.tecnico.revistas@csic.es